7. Que no le engañen

¿Sabe usted que hay un día sumamente importante que casi todo el mundo ha olvidado? ¡Es sorprendente que sólo pocas personas estén al tanto de esto, porque es uno de los días más importantes en la historia de la humanidad! No es tan sólo un día en el pasado, sino que tiene vigencia en el presente y en el futuro. Es más, lo que sucedió en ese olvidado día puede tener un profundo impacto en su vida. ¿Desea conocer algunos asombrosos datos acerca de este día perdido en la historia? Entonces, lea cuidadosamente esta Guía de Estudio.

1. ¿Qué día de la semana observó Cristo?
"Vino [Cristo] a Nazaret, donde se había criado; y entró, conforme a su costumbre, el día del sábado en la sinagoga, y se levantó a leer" (Lucas 4:16). 
Respuesta:   Jesús guardó el Sábado como día santo. 

2. ¿Qué día de la semana es el Sábado?

"El séptimo día será reposo para Jehová tu Dios" (Exodo 20:10). "Y como pasó el sábado... muy de mañana, el primer día de la semana, vienen al sepulcro" (Marcos 16:1-2).
Respuesta:   El día de reposo es el séptimo día de la semana, no el primer día (Domingo), como muchos creen. Nótese que en los pasajes mencionados el Sábado es el día que viene precisamente antes del primer día de la semana.

3. ¿Quién hizo el Sábado y cuándo?

"En el principio crió Dios los cielos y la tierra". "Y acabó Dios en el día séptimo su obra que hizo y reposó el día séptimo de toda su obra que había hecho. Y bendijo Dios al día séptimo y santificólo porque en él reposó de toda su obra que había Dios criado y hecho" (Génesis 1:1; 2:2-3).
Respuesta:   Dios apartó el Sábado en la creación, cuando hizo el mundo. Descansó el Sábado, y bendijo ese día y lo santificó [lo apartó para un uso santo].

4. ¿Qué dice Dios en los DiezMandamientos (que escribió con su propio dedo), acerca de la observancia del Sábado ?

"Acordarte has del día del reposo para santificarlo: seis días trabajarás, y harás toda tu obra mas el séptimo día será reposo para Jehová tu Dios: no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas: porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, la mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día: por tanto Jehová bendijo el día del reposo y lo santificó" (Exodo 20:8-11). "Y dióme Jehová las dos tablas de piedra escritas con el dedo de Dios" (Deuteronomio 9:10).
Respuesta:   En el cuarto de los Diez Mandamientos, Dios nos ordena observar el séptimo día como descanso santo. Dios sabía que los hombres olvidarían Su Sábado, de manera que él comenzó el mandamiento con la expresión "acordarte has". El no ha ordenado a nadie, en ninguna parte, observar ningún otro día.

5. ¿Pero no ha habido cambios en los Diez Mandamientos?

Jesús dice: "Más fácil cosa es pasar el cielo y la tierra, que frustrarse un tilde de la ley" (Lucas 16:17). Dios dice: "No olvidaré mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios" (Salmos 89:34). Los Diez Mandamientos salieron de sus labios. Exodo 20:1 dice: "Y habló Dios todas estas palabras, diciendo..." [y entonces siguen los Diez Mandamientos en los versículos 2-17].
Respuesta:   ¡Claro que no! Es totalmente imposible que cambie una parte de la Ley de Dios. Todos los Diez Mandamientos están en vigencia hoy.

6. ¿Observaron el Sábado los apóstoles?

"Y Pablo, como acostumbraba, entró a ellos, y por tres sábados disputó con ellos de las Escrituras" (Hechos 17:2). "Ellos [Pablo y Bernabé]... entrando en la sinagoga un día de sábado, sentáronse" (Hechos 3:14). "Y un día de sábado salimos de la puerta junto al río, donde solía ser la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían juntado" (Hechos 16:13). "Y disputaba en la sinagoga todos los sábados y persuadía a judíos y a griegos" (Hechos 18:4).
Respuesta:   Sí, el libro de los Hechos afirma claramente que los apóstoles y la iglesia primitiva guardaban el Sábado.

7. ¿Adoraban también los gentiles en el día Sábado?

Dios lo ordenó:
"Bienaventurado el hombre... que guarda el sábado de profanarlo... "Y el hijo del extranjero, allegado a Jehová... todos los que guardaren el sábado de profanarlo... yo los llevaré al monte de mi santidad, y los recrearé en mi casa de oración... porque mi casa, casa de oración será llamada de "todos los pueblos" (Isaías 56:2-7), [el énfasis es nuestro]

Los gentiles lo guardaron:
"Y saliendo ellos de la sinagoga de los judíos, los gentiles les rogaron que el sábado siguiente les hablasen estas palabras" "Y el sábado siguiente se juntó casi toda la ciudad a oír la Palabra de Dios” (Hechos 13:42, 44), [el énfasis es nuestro]. "Y disputaba en la sinagoga todos los sábados, y persuadía a judíos y a griegos" (Hechos 18:4).
Respuesta:   Sí. Los apóstoles, en la iglesia del Nuevo Testamento, obedecían los mandamientos de Dios y se reunían con los gentiles convertidos a adorar a Dios en Sábado. Nunca jamás se refieren al Domingo como día santo.

8. Pero, ¿no fue la observancia del Sábado, transferida al Domingo en ocasión de la muerte o resurrección de Cristo?

Respuesta:   No. No existe ni siquiera el más remoto rastro de que el Sábado fuera cambiado en ocasión de la muerte o de la resurrección de Cristo. La Biblia enseña precisamente lo opuesto. Revise cuidadosamente las siguientes evidencias:

A. Dios bendijo el Sábado.
"Jehová bendijo el día del reposo" (Exodo 20:11). "Y bendijo al día séptimo, y lo santificó" (Génesis 2:3).

B. Cristo esperaba que su pueblo continuara guardando el Sábado para el año 70 d.C., cuando Jerusalén fue destruida.
Sabiendo que Jerusalén sería destruida en el año 70 d.C., Jesús amonestó a sus seguidores de ese tiempo, diciendo: "Orad, pues, que vuestra huida [de Jerusalén] no sea en invierno ni en sábado." (Mateo 24:20). Jesús expresó claramente que él esperaba que el Sábado fuera guardado aun cuarenta años después de su resurrección. De hecho, ninguna insinuación de un cambio se hace en ningún lugar de las Escrituras.

C. Las mujeres que vinieron a ungir el cuerpo de Cristo a su muerte guardaron el Sábado. Jesús murió "la víspera del sábado" (Marcos 15:37, 42), este es el día que hoy se denomina "Viernes Santo".
Las mujeres prepararon especias y ungüentos para ungir su cuerpo entonces "reposaron el sábado, conforme al mandamiento" (Lucas 23:56). Sólo cuando "pasó el sábado" (Marcos 16:1), vinieron las mujeres, ya en "el primer día de la semana" (Marcos 16:2), para continuar su triste tarea. Ellas se enteraron que "Jesús había resucitado temprano en la mañana del primer día de la semana" (vers. 9).Este día es comúnmente llamado Domingo de Resurrección. Note el día que antecede al Domingo de Resurrección es el día que hoy llamamos Sábado de Gloria o Sábado Santo.

D. San Lucas, el seguidor de Cristo, escribió dos de los libros de la Biblia, el Evangelio que lleva su nombre y Hechos de los Apóstoles.
El dice en Hechos 1:1-3, que en el libro de Lucas, él escribió acerca de "todas las cosas" que Jesús enseñó. Pero él nunca escribió nada acerca de la observancia del domingo o de algún cambio respecto al Sábado.

9. Algunos dicen que el Sábado será observado en el cielo. ¿Es cierto esto?

"Como los cielos nuevos y la nueva tierra, que yo hago, permanecen delante de mí, dice Jehová, así permanecerá vuestra simiente y vuestro nombre. Y será que de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrá toda carne a adorar delante de mí, dijo Jehová" (Isaías 66:22-23).
Respuesta:   Sí, la Biblia dice que en la nueva tierra los redimidos de todas las edades guardarán el Sábado.

10. ¿Pero no es el Domingo el día del Señor?

"Si retrajeres del sábado tu pie [si lo dejares de pisotear], de hacer tu voluntad en mi día santo..." (Isaías 58:13). "Porque Señor es del sábado el Hijo del hombre" (Mateo 12:8).
Respuesta:   La Biblia habla del "día del Señor" en Apocalipsis 1:10. De manera que el Señor tiene un día especial. Pero ningún versículo de las Escrituras dice que el domingo es el día del Señor. En realidad la Biblia llama al Sábado el día del Señor. El único día que bendijo el Señor, el único día reclamado por él como su día, es el sábado, el séptimo día.

11. ¿No debería yo guardar el Domingo en honor a la resurrección?

"No sabéis que todos los que somos bautizados en Cristo Jesús, somos bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él a muerte por el bautismo: para que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre así también nosotros andemos en novedad de vida. Porque si fuimos plantados juntamente en él a la semejanza de su muerte, así también lo seremos a la de su resurrección... a fin de que no sirvamos más al pecado" (Romanos 6:3-6).
Respuesta:   ¡No! Así como Usted no está obligado a guardar el viernes en honor a la crucifixión, tampoco tiene la obligación de guardar el domingo en honor a la resurrección. Cristo estableció el precepto del bautismo en honor a su muerte, su sepultura y su resurrección. La Biblia en ninguna parte sugiere santificar el domingo en honor a la resurrección. Honramos a Cristo obedeciéndole (Juan 14:15) y no sustituyendo sus mandatos por requisitos establecidos por los hombres.

12. Si la santificación del Domingo no está en la Biblia, ¿de dónde viene?

"Pensará en mudar los tiempos y la ley" (Daniel 7:25). "Habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición". "En vano me honran, enseñando doctrinas y mandamientos de hombres" (Mateo 15:6, 9). "Diciendo: Así ha dicho el Señor Jehová; y Jehová no había hablado" (Ezequiel 22:28).
Respuesta:   En tiempos pasados hubo hombres extraviados que se arrogaron el derecho de modificar la santa ley, y anunciaron que el día sagrado de Dios había sido cambiado del Sábado al Domingo. Dios predijo que eso ocurriría, y ocurrió. Este error fue pasado a nuestra incauta generación como una verdad del Evangelio. La santificación del Domingo es una tradición de hombres no inspirados, y quebranta la ley de Dios, que ordena la observancia del Sábado. Sólo Dios puede convertir un día determinado en santo. Dios bendijo el sábado, y cuando él bendice, ningún hombre puede revocar esa bendición (Números 23:20).

13. ¿Acaso no es muy peligroso manipular indebidamente la ley de Dios para intentar cambiarla?

"No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo os ordeno" (Deuteronomio 4:2). "No añadas a sus palabras, porque no te reprenda, y seas hallado mentiroso" (Proverbios 30:6).
Respuesta:   Dios ha prohibido en forma específica y positiva que se cambie su ley quitando o añadiendo algo. Intentar cambiar la ley de Dios es una de las cosas más terribles y peligrosas que alguien puede hacer.

14. ¿Por qué hizo Dios el Sábado?

A. Como señal de la creación
"Acordarte has del día del reposo para santificarlo... Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, la mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día: por tanto Jehová bendijo el día del reposo y lo santificó" (Exodo 20:8-11).

B. Como señal de la redención y la santificación.
"Diles también mis sábados, que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico" (Ezequiel 20:12).
Respuesta:   Dios dio el Sábado como una doble señal: (1) Es una señal de que él creó el mundo en seis días literales de 24 horas cada uno y (2) es también una señal del gran poder de Dios para redimir y santificar a los seres humanos. Seguramente que todo cristiano amará el Sábado como una señal preciosa de la creación y de la redención (Exodo 31:13, 17 Ezequiel 20:12, 20). Es un gran insulto para Dios que los hombres pisoteen el Sábado. En Isaías 58:13-14, Dios nos dice que todos los que esperan ser bendecidos por él deberan dejar de pisotear el Sábado.

15. ¿Cuán importante es la observancia del Sábado?

"El pecado es transgresión de la ley" (1 Juan 3:4). "La paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23). "Cualquiera que hubiere guardado toda la ley, y ofendiere en un punto, es hecho culpado de todos" (Santiago 2:10). "Cristo padeció... dejándonos ejemplo, para que vosotros sigáis sus pisadas" (1 Pedro 2:21). "[Cristo] vino a ser causa de eterna salud [salvación] a todos los que le obedecen" (Hebreos 5:9).
Respuesta:   Es un asunto de vida o muerte. La santificación del Sábado se ordena en el cuarto mandamiento de la ley de Dios. ¡La violación deliberada de alguno de los Diez Mandamientos es pecado! Los cristianos seguirán gozosamente el ejemplo de Cristo en la observancia del Sábado. Nuestra única seguridad reside en estudiar cuidadosamente las Escrituras para conocer "bien la palabra de verdad" (2 Timoteo 2:15). Debemos tener el apoyo positivo de las Escrituras para toda práctica cristiana que sigamos.

16. ¿Qué siente Dios con respecto a los dirigentes religiosos que pasan por alto el Sábado?

"Sus sacerdotes violentaron mi ley y contaminaron mis santuarios: entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio; y de mis sábados escondieron sus ojos, y yo era profanado en medio de ellos". "Por tanto, derramé sobre ellos mi ira" (Ezequiel 22:26, 31).
Respuesta:   Al pretender desconocer el verdadero Sábado de Dios, los dirigentes religiosos ofenden al gran Dios del cielo. Dios promete un seguro castigo para tales falsos pastores. El no puede tartar este tema livianamente. Jesús condenó a los fariseos por pretender amar a Dios, mientras violaban uno de los mandamientos. Véase: Marcos 7:7-13.

17. ¿Me afecta a mí personalmente la observancia del Sábado?

"Si me amáis, guardad mis mandamientos" (Juan 14:15). "De manera que cada uno de nosotros dará a Dios razón de sí" (Romanos 14:12). "El pecado, pues, está en aquel que sabe hacer lo bueno, y no lo hace" (Santiago 4:17). "Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol de la vida, y que entren por las puertas en la ciudad [de Dios]" (Apocalipsis 22:14). "Aquí está la paciencia de los santos aquí están los que guardan los mandamientos de Dios" (Apocalipsis 14:12).
Respuesta:   Sí, positivamente, el Sábado debe ser su día de reposo. Dios lo hizo para Usted, y si usted lo ama a él, lo guardará, porque es uno de sus
mandamientos. Amor sin cumplimiento de los mandamientos de Dios no es de ninguna manera amor (1 Juan 2:4). Usted tendrá que hacer una decisión, no podrá evitarlo. Nadie puede excusarlo de ese deber. Personalmente tendrá que dar cuenta delante de Dios. Dios le pide que lo ame y lo obedezca ahora. 
PREGUNTAS PARA MEDITAR

1. ¿No es el sábado solamente para los judíos?


No. Jesús dijo: "El sábado por causa del hombre es hecho" (Marcos 2:27). No es para los judíos solamente, sino para el hombre en general: para todos los hombres y todas las mujeres sin distinción. Los judíos no existieron hasta 2,500 años después que se estableció el sábado.

2. ¿No es el texto encontrado en Hechos 20:7-12 una prueba de que los discípulos guardaban el domingo como día santo?


De acuerdo con la Biblia, cada día empieza a la puesta del sol y termina cuando el sol se pone al día siguiente. (Véase Génesis 1:5, 8, 13, 19, 23, 31 Levítico 23:32), y la parte oscura del día viene primero. De manera que el sábado empieza el viernes a la puesta de sol y termina el sábado a la puesta de sol. Esta reunión de Hechos 20 se realizaba en la parte oscura del domingo, o como ahora diríamos, el sábado de noche. (En la versión New English Bible,* Hechos 20:7 aparece así: "El sábado de noche, en nuestra asamblea...").

Era pues una reunión del sábado de noche, y duró hasta la medianoche. Pablo realizaba una gira de despedida y sabía que él no volvería a ver a estas personas antes de su muerte (vers. 25). No es extraño que él predicara tan largo. (Ningún servicio semanal regular hubiera durado toda la noche.) Esta reunión tuvo lugar en la parte oscura del primer día de la semana, lo que en términos modernos diríamos el sábado de noche, porque Pablo estaba listo para partir al día siguiente. El partimiento del pan no tiene ningún significado referente a un día santo, porque "partían el pan en las casas... cada día" (Hechos 2:46). No existe en este pasaje de las Escrituras, la menor indicación de que el primer día fuera santo ni que estos cristianos primitivos lo consideraban así. Ni existe la más remota evidencia de que el sábado fue cambiado. Probablemente se menciona esta reunión sólo por causa del milagro de la resurrección de Eutico. La Biblia se refiere al domingo como a "uno de los seis días de trabajo" en Ezequiel 46:1.."

*(C) Los Delegados de la Oxford University Press y el Sindicato de la Cambridge University Press, 1961, 1970. Usado con permiso.

3. ¿No habla 1 Corintios 16:1-2 de ofrendas en la escuela dominical?


No. No hay en ese pasaje ninguna referencia a una reunión pública. El dinero debía de apartarse privadamente en casa. Se produjo un hambre en Judea (Romanos 15:26 Hechos 11:26-30) y Pablo escribió para pedir que las iglesias del Asia Menor ayudaran. Todos estos cristianos santificaban el sábado, de manera que San Pablo sugirió que todos los domingos de mañana (que era el tiempo en que arreglaban y pagaban las cuentas), después que hubiera pasado el sábado, apartaran algo para sus hermanos necesitados, de manera que pudieran tenerlo a mano cuando él llegara. Esto había de hacerse privadamente, "en casa", como dice la Biblia de Jerusalén. Aquí tampoco la Biblia se refiere al domingo como un día santo.

4. ¿Pero no se ha perdido el cómputo del tiempo y no se han cambiado los días de la semana desde el tiempo de Cristo?


No. Las enciclopedias y las fuentes fidedignas atestiguan que nuestro séptimo día es el mismo que Jesús santificó. Es un asunto fácil de comprobar a través de una sencilla investigación.

5. ¿Pero no encontramos en Juan 20:19 el relato en los discípulos aparecen instituyendo la observancia del domingo en honor a laresurrección?


Al contrario. Los discípulos todavía no creían que la resurrección hubiera ocurrido (Marcos 16:14). Se habían reunido allí "por temor a los judíos" y tenían las puertas cerradas. Cuando Jesus apareció, "les reprochó... porque no habían creído a los que le habían visto resucitado". No hay ninguna insinuación de que consideraran el domingo como día santo. Hay solamente 8 versículos en el Nuevo Testamento que mencionan el primer día de la semana. Ninguno de ellos sugiere que ese día es santo, mucho menos que ese día se deba observar como tal.

6. ¿No anula el sábado el texto que encontramos en Colosenses 2:14-17?


De ningún modo. Se refiere solamente a los sábados que eran "la sombra de lo por venir", y no al Sábado del séptimo día. Había siete días santos anuales que también se llamaban "sábados”, o sea fiestas, en el antiguo Israel. Estos existían "además de los sábados de Jehová" (Levítico 23:38), o sea los Sábados semanales del séptimo día. Todos estos prefiguraban la cruz y terminaron en la cruz, pero el Sábado semanal de Dios fue establecido antes que entrara el pecado, y por lo tanto no podía prefigurar nada relativo a la liberación del pecado. Es por eso que Colosenses 2 establece una diferencia y específicamente menciona, los sábados que eran "una sombra". Estos siete sábados anuales que fueron abolidos se mencionan en el libro de Levítico capítulo 23. 

7. De acuerdo con Romanos 14:5, el día que guardamos es un asunto de opinión personal, ¿no es así?


Note que todo el capítulo trata acerca de juzgar a otros (versículo 4, 10, 13). El punto no es el sábado semanal, que era parte de la ley moral, sino los días de fiesta anuales de la ley ceremonial. Los cristianos judíos estaban criticando a los cristianos gentiles porque no los observaban. Pablo sencillamente les dice que no deben juzgarse el uno al otro. La ley ceremonial ya no está vigente.
----------------------
(Source: Amazing Facts).

6. ¡Escrito en piedra!

Hace muchos siglos, Dios escribió su ley en tablas de piedra, ¡y todavía esa ley está vigente! Es absolutamente cierto que desobedecer cualquier parte de esa ley siempre tendrá consecuencias negativas. Ante la ola de criminalidad que nos azota, pensamos que obedecer las leyes del país ayudaría al mantenimiento de la paz y el orden. ¡El mismo principio se puede también aplicar a la observancia de la Ley de Dios---los Diez Mandamientos—en nuestras vidas! Por algo no se los llama las diez sugerencias, las diez recomendaciones, o las diez ideas más brillantes. Ya que hay tanto en juego, usted debería tomar unos minutos para considerar seriamente sus obligaciones.


1. ¿En realidad escribió Dios mismo los Diez Mandamientos?

"Y dio Dios a Moisés dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios". “Y las tablas eran obra de Dios y la escritura era escritura de Dios grabada sobre las tablas" (Exodo 31:18; 32:16). 
Respuesta:   Sí, el gran Dios del cielo escribió los Diez Mandamientos con su propio dedo en tablas de piedra.

2. ¿Cómo define Dios el pecado?

"El pecado es infracción de la ley" (1 Juan 3:4). 
Respuesta:   El pecado es la infracción o el quebrantamiento de la ley divina de los Diez Mandamientos. Y puesto que la ley de Dios es perfecta (Salmos 19:7) abarca todo pecado concebible. Es imposible cometer un pecado que no esté condenado a lo menos por uno de los Diez Mandamientos de Dios.

3. ¿Por qué nos dio Dios los Diez Mandamientos?

"El que guarda la ley es bienaventurado [feliz]" (Proverbios 29:18). "Tu corazón guarde mis mandamientos; tus días seran largos y los años de vida seran llenos de paz y te aumentarán" (Proverbios 3:1-2).
Respuesta:   A. Como una guía para tener una vida feliz y abundante.
Dios creó al hombre para que gozara de felicidad, paz y larga vida. La ley de Dios es el mapa que señala los caminos verdaderos que deben seguirse para encontrar la felicidad auténtica y suprema.

"Por medio de la ley es el conocimiento del pecado" (Romanos 3:20). "Yo no conocí el pecado sino por la ley porque tampoco conociera la codicia si la ley no dijera: No codiciarás" (Romanos 7:7).

B. Para mostrar la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto.
Los Diez Mandamientos de la ley de Dios son el perfecto código de ética y moralidad para esta hora de perplejidad y confusión. La ley de Dios es como un espejo (Santiago 1:23-25). Señala la mala conducta de mi vida, así como un espejo señala la suciedad de mi cara. La única manera en que una persona puede saber que está pecando es sometiendo su vida al escrutinio de la ley, mirándose en el espejo de la ley.

"Y nos mandó Jehová que cumplamos todos estos estatutos [mandamientos]... para que nos vaya bien" (Deuteronomio 6:24). "Sosténme y seré salvo [estaré seguro]. Y me regocijaré siempre en tus estatutos. Hollaste a todos los que se desvían de tus estatutos" (Salmos 119:117-118).

C. Para protegerme de todo peligro y tragedia.
La ley de Dios se puede comparar a una fuerte jaula, como las que hay en el zoológico para protegernos de las fieras que podrían causarnos daño. La ley de Dios nos protege de la impureza, la falsedad, el asesinato, la idolatría, el robo y muchos otros males destructores de la vida, la paz y la felicidad. Todas las buenas leyes protegen, y la ley de Dios no es la excepción.

Nota Especial: Estos eternos principios de la ley de Dios fueron escritos profundamente en la naturaleza de cada persona por Dios que nos creó. Cuando decidimos ignorarlos, el resultado es siempre desgracia, tensión, desasosiego y tragedia, así como ignorar las reglas para conducir nuestro automóvil nos trae serios problemas.

4. ¿Por qué la ley de Dios es sumamenteimportante para mí como persona?

"Así hablad y así haced como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad" (Santiago 2:12).
Respuesta:   !Porque los Diez Mandamientos son la norma por la cual Dios examinará a los hombres en el juicio celestial. ¿Qué relación tiene usted con la ley? ¡Es un asunto de vida o muerte!

5. ¿Podrá la ley de Dios (los Diez Mandamientos) ser cambiada o abolida?

"Más fácil es que pasen el cielo y la tierra, que se frustre una tilde de la ley" (Lucas 16:17). "No olvidaré mi pacto, ni me retractare de lo que ha salido de mis labios" (Salmos 89:34). "Fieles [seguros] son todos sus mandamientos, afirmados eternamente y para siempre" (Salmos 111:7-8).
Respuesta:   ¡Absolutamente no! La Biblia es muy clara en este punto. Si la ley hubiera podido ser cambiada, Dios habría hecho ese cambio inmediatamente cuando Adán y
Eva pecaron. En vez de eso envió a su propio Hijo a morir en lugar del pecador a fin de pagar la penalidad de la ley quebrantada. Pero el cambio de la Ley era imposible porque los mandamientos no eran leyes similares a las que los hombres promulgan, sino principios eternos reveladores del santo carácter de Dios, principios que estarán siempre vigentes mientras Dios exista.

Note en el cuadro superior que Dios y su ley tienen las mismas características. ¿Comprende lo que esto significa? La ley de Dios (los Diez Mandamientos) es el carácter de Dios expresado mediante una fórmula escrita, de manera que podamos comprenderlo. Es tan imposible cambiar la ley de Dios como bajar a Dios desde su morada para hacer que él cambe. Jesús vino para mostrarnos lo que es la ley (que es la pauta para una vida santa) cuando se la reduce a términos humanos. El carácter de Dios no puede cambiar, tampoco puede cambiar su ley, porque ésta es el carácter de Dios expresado en palabras.
DIOS ES BUENO: S. Lucas 18:19
LA LEY ES  BUENA: 1 Timoteo 1:8

DIOS ES SANTO Isaías 5:16
LA LEY ES SANTA Romanos 7:12

DIOS ES PERFECTO S. Mateo 5:48
LA LEY ES PERFECTA Salmos 19:7

DIOS ES PURO 1 Juan 3:2,3
LA LEY ES PURA Salmos 19:8

DIOS ES JUSTO Deuteronomio 32:4
LA LEY ES JUSTA Romanos 7:12

DIOS ES VERDAD S. Juan 3:33
LA LEY ES VERDAD Salmos 19:9

DIOS ES ESPIRITUAL 1 Corintios 10:4
LA LEY ES ESPIRITUAL Romanos 7:14

DIOS ES JUSTICIA Jeremíass 23:6
LA LEY ES JUSTICIA Salmos 119:172

DIOS ES FIEL 1 Corintios 1:9
LA LEY ES FIEL Salmos 119:86

DIOS ES AMOR 1 Juan 4:8
LA LEY ES AMOR Romanos 13:10

DIOS ES INMUTABLE Santiago 1:17
LA LEY ES INMUTABLE Mateo 5:18

DIOS ES ETERNO Génesis 21:33
LA LEY ES ETERNA Salmos 111:7, 8

6. ¿Abolió Jesús la ley de Dios mientras vivía aquí en la tierra?

"No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido" (Mateo 5:17-18).
Respuesta:   ¡Por cierto que no! Jesús específicamente aseguró que él no vino para destruir la ley, sino a cumplirla o sea, a guardarla. En lugar de descartar la ley, Jesús amplió su significado o sea, la magnificó (lsaías 42:21), mostrando que ella es una guía perfecta para la vida. Ella abarca todo pecado. Por ejemplo, Jesús señaló que el mandamiento "No matarás" condena el enojo sin control (Mateo 5:21-22) y el odio (1 Juan 3:15), y que los pensamientos impuros son adulterio (Mateo 5:27-28). El dice: "Si me amáis, guardad mis mandamientos" (Juan 14:15).

7. ¿Pueden salvarse las personas que a sabiendas insisten en violar aunquesea uno de los Diez Mandamientos?

"La paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23). "Cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, es hecho culpable de todos" (Santiago 2:10).
Respuesta:   ¡No! Se perderán. La ley de los Diez Mandamientos es la guía que debemos usar para encontrar el camino hacia Dios y a una vida santa. Si ignoro uno de los mandamientos, estoy descuidando una parte del divino patrón o plan maestro. La Biblia dice que cuando quebrantamos a sabiendas cualquier mandamiento de Dios, estamos pecando (Santiago 4:17), porque ello equivale a rechazar su voluntad para nosotros. Sólo aquellos que hacen su voluntad podrán entrar en el reino de los cielos. Los pecadores se perderán.

8. ¿Puede alguien salvarse por guardar la ley?

"Por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él [de Dios]" (Romanos 3:20). "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe" (Efesios 2:8-9).
Respuesta:   ¡No! La respuesta es demasiado sencilla para no entenderla. Nadie puede salvarse por guardar la ley. La salvación se recibe solamente por gracia, como un don gratuito de Cristo Jesús. Recibimos este dón gratuito por la fe y no debido a nuestras obras. La ley sirve únicamente como un espejo para señalar el pecado en nuestras vidas. La limpieza o el perdón del pecado se recibe sólo de Cristo.

9. ¿Por qué, entonces, la ley es esencial para perfeccionar un carácter cristiano?

"Teme a Dios y guarda sus mandamientos: porque esto es todo para el hombre" (Eclesiastés 12:13). "Por medio de la ley es el conocimiento del pecado" (Romanos 3:20).
Respuesta:   Porque la pauta o norma total, "el todo del hombre", o sea, la suma del deber humano para una vida cristiana, está contenida en la ley.Recordamos a un niño de seis años que hizo su propia regla de medir, se midió a sí mismo y le dijo a su madre que él tenía 4 metros de altura. Asímismo nuestras propias normas nunca son seguras. Yo no puedo saber si soy pecador a menos que me compare cuidadosamente con la norma perfecta: la ley de Dios, que es un espejo espiritual. Millones de personas que han echado demonios, han profetizado y han realizado muchos y maravillosos milagros en el nombre de Jesús se perderán (Mateo 7:21-23) porque no se molestaron en comparar su vida con el gran modelo o pauta de la ley. "En esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos" (1 Juan 2:3).

10. ¿Qué es lo que capacita a un cristiano verdaderamente convertido para seguir la norma de la ley de Dios?

"Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré" (Hebreos 8:10). "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13). 
Respuesta:   Cristo no sólo perdona a los pecadores arrepentidos, sino que también restaura en ellos la imagen de Dios poniéndolos en armonía con su ley mediante el poder de su presencia en el corazón. "No harás" se convierte entonces en una promesa de que el cristiano no robará, no mentirá, no matará. Esto se entiende porque Jesús vive dentro de él y domina sus palabras y sus actos. Dios no podía cambiar su ley, pero hizo una bendita provisión por medio de Jesús para cambiar al pecador de manera que pudiera estar a tono con la ley.

11. ¿Es cierto que el cristiano que tiene fe y vive bajo la gracia, ha sido liberado de la observancia de la ley?

"El pecado no se enseñoreará de vosotros: pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. ¿Qué, pues? ¿Pecaremos porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera" (Romanos 6:14-15). "¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley" (Romanos 3:31).
Respuesta:   ¡No! La gracia es como el perdón que otorga un gobernador o presidente a un reo. Lo perdona, pero no le da la libertad de violar una sola ley del código. La persona perdonada, que vive bajo la gracia, tiene una doble obligación de cumplir la ley. La persona que rehúsa guardar la ley y dice que vive bajo la gracia está equivocada.

12. ¿Están los diez mandamientos de Dios reafirmados en el Nuevo Testamento?

Respuesta:   Sí, y en forma muy clara. Examine con cuidado lo que sigue.
LA LEY DE DIOS EN EL NUEVO Y ANTIGUO TESTAMENTO
PRIMER MANDAMIENTO:
NT 1. "Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás" Mateo 4:10.
AT 1. "No tendrás dioses ajenos delante de mí" Exodo 20:3.
SEGUNDO MANDAMIENTO:
NT 2. "Hijitos, guardaos de los ídolos" 1 Juan 5:21. "Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, o escultura de arte y de imaginación de hombres" Hechos 17:29.
AT 2. "No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra no te inclinarás a ellas, ni las honrarás porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen y que hago misericordia a millares, a los que me aman, y guardan mis mandamientos" Exodo 20:4-6.
TERCER MANDAMIENTO:
NT 3. "Que no sea blasfemado el nombre de Dios" 1 Timoteo 6:1.
AT 3. "No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano" Exodo 20:7.
CUARTO MANDAMIENTO:
NT 4. "Porque en cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día". "Por lo tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo [el de Dios], también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas" Hebreos 4:4,9-10.
AT 4. "Acuértate del día de reposo para santificarlo, seis días trabajarás, y harás toda tu obra mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día para tanto Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó" Exodo 20:8-11.
QUINTO MANDAMIENTO:
NT 5. "Honra a tu padre y a tu madre" Mateo 19:19.
AT 5. "Honra a tu padre y a tu madre, por que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da" Exodo 20:12.
SEXTO MANDAMIENTO:
NT 6. "No matarás" Romanos 13:9.
AT 6. "No matarás" Exodo 20:13.
SÉPTIMO MANDAMIENTO:
NT 7. "No adulterarás" Mateo 19:18.
AT 7. "No cometerás adulterio" Exodo 20:14.
OCTAVO MANDAMIENTO:
NT 8. "No hurtarás" Romanos 13:9.
AT 8. "No hurtarás" Exodo 20:15.
NOVENO MANDAMIENTO:
NT 9. "No dirás falso testimonio" Romanos 13:9.
AT 9. "No hablarás contra tu prójimo falso testimonio" Exodo 20:16.
DÉCIMO MANDAMIENTO:
NT 10. "No codiciarás" Romanos 7:7.
AT 10. "No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo" Exodo 20:17.

13. ¿Es la ley de Dios y la ley de Moisés una misma ley?

Respuesta:   No. No es la misma. Estudie las siguientes notas y compárelas cuidadosamente.

Nota: La ley de Moisés fue una ley temporal y ceremonial del Antiguo Testamento que regulaba entre otros, el sacerdocio, los sacrificios, el ritual, las ofrendas de comidas y bebidas. Todo esto prefiguraba la cruz. Los ritos y ceremonias de la ley de Moisés señalaban de antemano el sacrificio de Cristo. Cuando él murió, esta ley caducó. Pero los Diez Mandamientos la ley de Dios permanecen para siempre jamás. Véase Salmos 111:7-8. El hecho de que existan dos leyes aparece muy claro en Daniel 9:10-11.

Nota Especial: Tome nota de que la ley de Dios ha existido por lo menos todo el tiempo en que ha existido el pecado porque la Biblia dice que "donde no hay ley, tampoco hay transgresión [o pecado]" Romanos 4:15. De manera que la ley de los Diez Mandamientos de Dios existió desde el principio. Los seres humanos violaron esa ley. Debido al pecado, o sea a la violación de la ley, la ley de Moisés fue dada, o "añadida" Gálatas 3:16, 19 hasta que Cristo viniera y muriera. Entonces se trata de dos leyes: la ley de Dios y la ley de Moisés. 
LEY DE MOISÉS
Llamada la "ley de Moisés" Lucas 2:22.
Llamada "la ley ... en orden a ritos" Efesios 2:15.
Escrita por Moisés en un libro 2 Crónicas 35:12.
Colocada a un lado del arca Deuteronomio 31:26.
Terminó en la cruz Efesios 2:15.
Añadida por causa del pecado Gálatas 3:19.
Contraria a nosotros Colosenses 2:14.
No juzga a nadie Colosenses 2:14-16.
Carnal Hebreos 7:16.
No perfeccionó a nadie Hebreos 7:19.
LEY DE DIOS
Llamada la "ley de Jehová" Isaías 5:24.
Llamada la "ley real" Santiago 2:8.
Escrita por Dios sobre piedra Exodo 31:18; 32:16.
Colocada dentro del arca Exodo 40:20.
Permanecerá para siempre S. Lucas 16:17.
Señala el pecado Romanos 7:7 3:20.
No es penosa 1 Juan 5:3.
Juzga a todo el mundo Santiago 2:10-12.
Espiritual Romanos 7:14.
Perfecta Salmos 19:7.

14. ¿Qué siente el diablo con respecto a los que guardan los Diez Mandamientos?

"El dragón [el diablo] se llenó de ira contra la mujer [la verdadera iglesia], y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios" (Apocalipsis 12:17). "Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús" (Apocalipsis 14:12).
Respuesta:   El diablo odia a los que respetan la Ley de Dios, porque ésta es la pauta para una vida recta. Si usted resuelve seguir la norma presentada en la Ley de Dios, sentirá la ira del diablo. No es de sorprenderse que el diablo odie y se oponga a los que sostienen la ley de Dios. Pero resulta sorprendente y pasmoso oír a dirigentes de religión que niegan la vigencia de los Diez Mandamientos y menosprecian o disminuyen su importancia mientras al mismo tiempo respetan las tradiciones de los hombres. No es extraño que Cristo dijera: "¿Por qué vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestras tradiciones?" (Mateo 15:3, 9). Y David dijo: "Tiempo es de actuar, oh Jehová, porque han invalidado tu ley" (Salmos 119:126). Es hora de que la sociedad restaure la ley de Dios al lugar que le corresponde. Es insensato que esta generación indisciplinada presuma que puede violar impunemente la ley de Dios.
PREGUNTAS PARA MEDITAR

1. ¿No dice la Biblia que la ley era (o es) "defectuosa"?


No. La Biblia explica que el pueblo era el que tenía defectos (Hebreos 8:7, 8). Y en Romanos 8:3 dice que la ley “era débil por la carne”. Siempre el problema es el mismo. La ley es perfecta, pero el pueblo tenía defectos o debilidades. De manera que Dios hizo posible que su Hijo habitara en sus hijos, "para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros" (Romanos 8:4), a través de la presencia de Cristo en nuestras vidas.

2. Gálatas 3:13 dice que somos redimidos de la maldición de la ley. Explique en qué forma se produce esaredención.


La maldición de la ley es la muerte (Romanos 6:23). Cristo gustó la muerte por todos (Hebreos 2:9). Por lo tanto, él nos redimió de la maldición de la ley (la muerte), y en su lugar nos proporciona vida eterna.

3. ¿No nos enseñan Colosenses 2:14-17 y Efesios 2:15, que la ley de Dios quedó abolida en la cruz?


No. Estos dos pasajes se refieren a la ley "de los decretos" o de las "ordenanzas" o sea la ley de Moisés, que era la ley ceremonial que gobernaba el sistema de sacrificios y el sacerdocio. Todas estas ceremonias y este ritual prefiguraban la cruz y dejaron de tener vigencia en ocasión de la muerte de Cristo, pues Dios había añadido la ley de Moisés "hasta que viniese la simiente [Cristo]" (Gálatas 3:19, 16). Aquí no podía estar envuelta la ley de Dios, pues Pablo habló de ella como santa, justa y buena, muchos años después de la cruz (Romanos 7:7, 12).

4. La Biblia dice: "El cumplimiento de la ley es el amor" (Romanos 13:10). Además, en Mateo 22:37-40 se nos ordena amar a Dios y a nuestro prójimo, y termina con las palabras: "De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas". ¿No reemplazan estos preceptos a los Diez Mandamientos?


No. Los Diez Mandamientos dependen de estos dos mandamientos como nuestros diez dedos cuelgan de nuestras manos. Son inseparables. El amor a Dios hace que la observancia de los primeros cuatro mandamientos (que se refieren a nuestra relación con Dios) sea un placer. Y el amor a nuestro prójimo hace que observar los últimos seis (que conciernen a nuestros semejantes), sea un gozo. Cuando en realidad amamos a una persona, cumplir con sus órdenes nos resulta un gozo. Jesús dijo: "Si me amáis, guardad mis mandamientos" (Juan 14:15). Es imposible amar al Señor y no guardar sus mandamientos, porque la Biblia dice: "Este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos, y sus mandamientos no son gravosos" (1 Juan 5:3). "El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él" (l Juan 2:4).

5. ¿No dice 2 Corintios 3:7, que la ley grabada en piedra "habrá de perecer"?


El pasaje dice que lo que había de perecer es la gloria del rostro de Moisés, y no la ley grabada en piedra. Vuelva a leer con cuidado todo el pasaje de 2 Corintios 3:3-9. El tema del contexto no es la anulación o el establecimiento de la ley, sino el cambio de ubicación de la ley, que debe ser transferida de las tablas de piedra a las tablas del corazón. Bajo el ministerio de Moisés, la ley estaba en tablas. Bajo el ministerio del Espíritu Santo, por medio de Cristo, la ley es escrita en el corazón (Hebreos 8:10). La ministración que Cristo hace de la ley es eficaz, porque él transfiere esa ley al corazón del cristiano. Así, la observancia de la ley llega a ser una delicia y una manera gozosa de vivir, porque el cristiano tiene verdadero amor tanto hacia Dios como hacia el hombre.

6. Romanos 10:4 dice que "el fin de la ley es Cristo". Quiere decir que la ley ha tenido su fin, ¿no es así?


"Fin", en este versículo, quiere decir “propósito” u “objeto, objetivo", así como en Santiago 5:11. El significado es claro: conducir a los hombres a Cristo—donde encuentran justicia—este es el objetivo, el propósito, o fin de la ley.

7. ¿Por qué tantas personas niegan la vigencia de la ley de Dios y de sus requisitos?


"Por cuanto la mente carnal es enemistad contra Dios, porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros" (Romanos 8:7-9).

8. ¿Las personas justas del Antiguo Testamento, se salvaron por guardar la ley ?


No. Nadie se ha salvado por guardar la ley. Todos los que se salvaron través de las edades, se salvaron por gracia. Esta "gracia... nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos" (2 Timoteo 1:9). La ley sólo señala el pecado. Solamente Cristo puede salvar. Noé encontró gracia (Génesis 6:8). Moisés halló gracia (Exodo 33:17). Los israelitas en el desierto hallaron gracia (Jeremías 31:2), Abel, Enoc, Abrahán, Isaac, Jacob, José, y muchos otros conocidos personajes del Antiguo Testamento fueron salvados por la fe, de acuerdo con Hebreos capítulo 11. Se salvaron porque miraron hacia el futuro y pusieron su fe y esperanza en la cruz. Nosotros nos salvamos al mirar hacia atrás, a la cruz. La ley es necesaria porque, como un espejo, revela la "suciedad" en nuestra vida. Sin ella, las personas siguen siendo pecadoras, pero no lo advierten. La ley no tiene poder salvador. Sólo puede señalar el pecado. Sólo Jesús puede salvar a una persona de sus pecados. Esto ha sido siempre cierto, aun en los días del Antiguo Testamento (Hechos 4:12; 2 Timoteo 1:9).

9. ¿Por qué preocuparse por la ley? ¿No es la conciencia una guía segura?


¡No! La Biblia habla de una mala conciencia, una conciencia contaminada, una conciencia cauterizada, y ninguna de éstas es segura. "Hay camino que al hombre parece derecho, empero su fin es camino de muerte" (Proverbios 14:12). Dios dice: "El que confía en su propio corazón es necio" (Proverbios 28:26).
----------------------
(Source: Amazing Facts).